Saltar al contenido

Dry Martini

Dry Martini

El Dry Martini, tan enigmático como su paternidad, es elegante y poderoso, esta bebida de ensueño catalogada como la esencia del amor en estado líquido, de latidos rápidos y de helada concentración, es una degustación en cada sorbo, acompañante en primera fila de cálidos encuentros.

¿Su secreto? Ingerirlo con pasión y elevada discreción, siempre con el acompañante perfecto, esto provocará que de la relajación pases a un entendimiento cautivo, y en lo adelante solo tu podrás controlarlo, es un trago sin límites, al morder el verde, ya no sabrás donde estás.

Vamos, atrévete, conocerás los secretos y curiosidades de este volcán de emociones, el cual no te dejara colgado en ninguna ocasión.

Es perfecto para la noche ideal. Aprende en Tucocteleria cuáles son sus líquidos de aspecto seco, de altas temperaturas, y también como prepararlo.

Ahora que estas sobrio es el momento, no te asustes, ya mañana tendrás una historia que contar. Claro si te recuerdas, así que manos en el Dry Martini, a volar se ha dicho.

¿Qué ingredientes necesitas para preparar un Dry Martini?

Ingredientes:

  • 8/10 de ginebra.
  • 2/10 de vermut seco.
  • Hielo al gusto.
  • Aceituna verde sin hueso.

Receta para hacer un Dry Martini paso a paso

  • Para iniciar nuestra preparación pondremos a enfriar tanto la Ginebra como el Vermut y las copas donde serviremos la bebida.
  • Una particularidad de este trago, es que se prepara directamente sobre la copa, vertemos el hielo en la copa previamente enfriada, para que no queden residuos de agua líquida y cambie la concentración deseada del cóctel.
  • Añadimos la ginebra en las proporciones descritas anteriormente.
  • Otra particularidad de este trago, es que los líquidos no se mezclen en la etapa de preparado, así que con mano suave servimos el vermut.
  • Incorporamos un par de aceitunas sin hueso, y removemos finamente.

Recetas clásicas y tradicionales del Martini

Clásico

El Martini clásico, se prepara sin hielo con 55 ml de ginebra y 15 ml de Vermut seco. Decorada con una cáscara de limón a la que le exprimas el jugo en el trago y le incorporas una aceituna.

Gibson

La única diferencia entre el Martini y el Martini Gibson es que en lugar de aceituna lleva una cebolla cambray.

Vesper

Su elaboración consta de 55 ml de ginebra y 15 ml de vodka, pero el ingrediente añadido son 5 ml de Kina Lillet o Cocci Americano, dos vinos nada fáciles de encontrar.

Bronx

Su fórmula base consiste en preparar un Martini clásico y añadir 15 ml de jugo de naranja. Se dice que es uno de las bebidas más de estilo neoyorquino.

Queens

Su preparación consiste en su contenido clásico de 55 ml de ginebra y 15 ml de Vermut seco. Su particularidad es mezclar jugo de piña en lugar de jugo de naranja.

Manhattan

Contiene 50 ml de whisky de centeno (Rye), 20 ml de Vermouth rojo, unas gotas de Angostura y una cereza maraschino.

Curiosidades del Dry Martini

Existen secretos de este atrapante trago, capaz de cautivar a los mejores. ¿Conocías que esta bebida de auténtica seducción era la preferida del agente secreto más famoso del mundo? Si, de nada más y nada menos que 007.

El súper agente lo pedía siempre “mezclado, no agitado”. Hay quienes opinan, por el contrario, que es fundamental agitar el cóctel en la coctelera para darle el toque idóneo, pero… ¿quién se atreve a llevarle la contraria a un tío con licencia para matar.

Los paparazzi del séptimo arte descubrieron que lo que tomaba el señor Bond en la pantalla como un Dry Martini, era un Martini Vodka.

No existe otro trago más farandulero y filmado que el Dry Martini, los más ilustres y conocidos actores y actrices lo tomaban en las películas de romance o comedia más acreditadas, como suele ocurrir con todos los cócteles que marcaron época.

La popularidad del cóctel es tal que ha dado el nombre a la copa de geometría triangular en que se prepara, la cual se denomina copa Martini.

Numerosos personajes famosos han manifestado su predilección al Dry Martini, desde Ernest Hemingway a William Faulkner, Truman Capote, Dorothy Parker o Marlene Dietrich.

La modernidad de la cocina actual ha dado lugar a la entrada y popularización del Dry Martini sólido, que se elabora de formas diversas. Hay quienes utilizan técnicas de ataque y quien lo espesa con gelatina. ¿Qué tal?.

Breve reseña de la historia del Dry Martini

Aunque su creación es de dudosa acreditación. La más reconocida hasta la presente fecha, se remonta a la ciudad de San Francisco a mediados de 1862. Ya que su preparación por vez primera fue en un hotel cercano al pueblo de Martínez de esa localidad.

Existe una versión muy difundida, de que muchas personas tomaban el Dry Martini en el hotel antes de tomar el ferry de la noche a Martínez a través de la bahía.

El cóctel original constaba de 1,5 CL. de vermut dulce italiano “Martini Rosso”, 5,5 CL de ginebra dulce.

Otra corriente de investigación, asevera que el auténtico Dry Martini nace en el club Knickerbocker, Club en Nueva York en la primera década del siglo XX, es decir posterior a la historia del comienzo de esta reseña.

Para concluir con esta breve reseña de la creación de esta bebida sofisticada y glamorosa, no quiero dejar por fuera la que muchos consideran la más creíble, y es la que le atribuye su nombre a la marca de vermú Martini & Rossi, de la que se tiene registro mucho antes que la creación Dry Martini.

Este trago posteriormente pasa a ser un cóctel de elaboración más sencilla. Agregándole dos gotas de amargo, mezclándolas con media medida de vermut francés seco y media medida de ginebra inglesa seca, agitada y servida con una aceituna.

Se posicionó como el más servido y solicitado a mediados del siglo XX. Como anécdota curiosa se corrió la versión que para ese entonces el presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, pidió le sirvieran un trago de Dry Martini para celebrar el fin de la ley seca bajo su mandato.

Si te ha gustado la receta del Dry Martini puedes ver más recetas de cócteles con martini en su categoría.