Saltar al contenido

Negroni

RECETA Negroni

Florencia, su cultura y su aristocracia florentina se visten de etiqueta para presentarnos al Cóctel Negroni. Este trago, que no escapa al vigor de la buena vida y la sofisticación.

Sería un pecado de copas dejar de mencionar en estas líneas. El Duomo y sus alrededores, el Baptisterio de San Juan, la Plaza de la Signoria, Ponte Vecchio, y la Plaza de Miguel Angel, entre otras bellezas invaluables de ese pedazo de mundo maravilloso del viejo continente.

Su título bien ganado como el cóctel de los paladares adultos, se debe a su retador sabor amargo. Se prende aceleradamente y sin remedio por la fuerza del campari, haciendo contraste absoluto con ese aroma primigenio del vermut, y su ginebra explosiva, juegan a darle ese toque de brío demandado.

Considerado el Negroni como el aperitivo por excelencia y catalogado como el vaso escarlata del buen vivir, conjuga su misterio, elegancia y categoría, a esa mezcla de líquidos que incitan al buen sentido de la felicidad y al disfrute de tardes de esplendor.

El rojo escarlata de su tintada presencia, hace que, al tomarlo fijes tus sentidos al fondo de la copa, donde solo querrás regresar cuando su color ya no esté, y descubras que valió la pena fijar la mirada.

Hoy vamos en busca de la fuerza. Si queremos en nuestra coctelera un toque de finura y prestancia, podremos complementar la carta con uno de los mejores cócteles del mundo.

Conozcamos la línea de sus sofisticados alcoholes, y como mezclarlos para preparar este trago de valientes, donde solo los conocedores se atreverán a levantar la copa, tomarlo y disfrutarlo.

Ingredientes para preparar el Negroni

  • 1 porción de Campari.
  • 1 parte de Vermut Rosso.
  • Piel de naranja o una rodaja gruesa para decorar.
  • 1 medida Gin.

Receta para hacer un Negroni 

  1. En un vaso corto, coloca hielo y remueve con la cuchara de coctel para enfriar un poco el vaso.
  2. Añade Campari, Vermut Rosso y piel de naranja.
  3. Remover con la cuchara por unos segundos para enfriar la totalidad del combinado.
  4. Añade la rodaja de naranja o la piel.

El Negroni y Florencia

Todos los caminos no conducen a Roma precisamente.

En esta ocasión viajaremos a Florencia 1919 al Café Casoni, un lugar de encuentro por excelencia de su aristocracia.

El conde Camillo Negroni era un visitante frecuente del referido café, al igual que otros políticos, aristócratas y artistas florentinos de la época.

Negroni, cansado de beber siempre lo mismo, le pidió a su barman de confianza, que le añadiera a su combinado ginebra, ennoblecido de que el Conde conocía perfectamente de sus habituales viajes a la ciudad de Londres.

Todas las versiones encontradas, dan cuenta que así nació el cóctel que lleva su nombre. Se cree que el carácter alegre y de buen vivir que tenía este caballero, se debía en buena manera, a que se la pasaba de traguito en traguito, lo que le incitaba su despierto y buen humor.

Así nació la leyenda de este singular trago. Es Ideal para presumirlo en las tardes, es tan simple de preparar, debido a sus ingredientes, y no requiere de coctelera para su mezcla.

 

Curiosidades del Negroni

Hace más de un siglo estos componentes, Campari, Gin, Vermut, cubos de hielo y una rodaja de naranja, fueron la combinación que el Conde Camillo Negroni le pidió al bartender Fosco Scarselli, que hoy todos relacionan al nombre del “licor Negroni”.

El Negroni se consagra entre los cinco cócteles más solicitados en las mejores barras del mundo. Un trago clásico, tradicional, que corona su trayectoria con una permanencia adherida al gusto fuera de cualquier frontera.

En la época de su surgimiento, el propósito del Conde era que todos supieran que estaban consumiendo una bebida incomparable.

De Florencia para el mundo. Una historia de contagio, de propaganda, de divulgación que transitó textos y bares en centenas de naciones.

Al transcurrir de las décadas, esta bebida, adquirió ramificación transcontinental y logró arraigo en los sitios más registrados de Buenos Aires, Nueva York, Berlín y Londres.

Con esta terminología, elegancia y legitimidad, confluyen una serie de nociones, junto con valores que le otorgan los pilares de su conquista. Su soplo sin arrogancia laberintos, ni variedad de componentes, lo contrastan de los restantes clásicos.

Quien está acostumbrado a tomarlo en un bar crea un gusto que le permite hacerlo en su casa. La correcta combinación de sus sabores es lo que lo hace diferente.

En sus componentes se exhibe el secreto de su éxito. Se trata de esos agrios raros que se armonizan, para dar origen a un trago perfecto.

Si te ha gustado la receta del Negroni puedes ver más recetas de cócteles con martini o cócteles con ginebra en su categoría: